domingo, 12 de junio de 2011

Cuento La oveja negra

Disfrutemos  y reflexionemos a partir del siguiente cuento.


LA OVEJA NEGRA

Había  una vez un pastor que vivía muy lejos en las montañas .Tenia un perro ovejero llamado Polo, que le ayudaba a cuidar a las ovejas.
Polo vigilaba a las ovejas mientras el pastor tejía, sentado en una roca cubierta de musgo. Tejía calcetas y bufandas y suéteres y   cobijas hechos de pura lana de oveja, y los vendía en el mercado del pueblo.
Cuando el pastor notaba que una oveja se alejaba demasiado del rebaño, sacaba un silbato de madera y daba un chiflido, un chiflido corto. Ésta era la señal para que Polo  corriera tras las ovejas, las persiguiera y la llevara  junto con las otras.
Polo se sentía muy importante en esos momentos.

Al atardecer, el pastor daba un chiflido largo con su silbato y esto significaba que Polo tenía que reunir  a las ovejas y hacerlas entrar al corral. El pastor las iba contando mientras saltaban la cerca para asegurarse que todas estuvieran ahí.
Todas las ovejas eran blancas, menos una, la ovejita negra.

Cuando Polo ladraba “vuelta a la derecha ’’, “izquierda ’’ o “alto’’ todas
hacían lo que se les ordenaba. Todas menos una. La negrita a veces daba vuelta a la izquierda cuando debería dar vuelta a la derecha, porque estaba pensando en otra cosa.

Esto a Polo no le gustaba nada.
-¡Esa oveja negra no me obedece!
-se quejaba Polo con el pastor -.
¡Y piensa demasiado!
Las ovejas no necesitaban pensar.
¡Yo pienso por ellas!
 La ovejita negra soñaba con ser como las otras.

-Polo se da cuenta cuando me equivoco porque soy negra – le dijo al pastor -.
¿No podrías tejerme una chaquetica blanca, así no llamaría tanto la atención?  
-No, claro que no- contestó el pastor-, tú eres una ovejita muy especial. Cuando las estoy contando mientras entran al corral me da mucho sueño. Pero siempre me despierta mi ovejita negra cuando salta la cerca, sobre todo cuando se tropieza.

Sin embargo, a Polo le gustaba el orden y la disciplina en el rebaño.
 – ¡Espera  y vas a ver! –le decía entre gruñidos a la oveja negra -.Yo me encargo de que te vendan después de la trasquila.
¡Entonces sí vamos a tener un rebaño bien ordenado!
La ovejita negra miraba con añoranza las blancas y lanudas nubecitas del cielo.
“El pastor dice que son las almas de las ovejitas buenas’’, pensaba. “¡A lo mejor un día yo también voy a ser una ovejita blanca!’’
Entonces se dio cuenta de que  el cielo se estaba oscureciendo detrás de la montaña. ¡Va a llover!- gritó.

-¡Yo le diré cuando este por llover!
-Ladró Polo.

De repente estalló la tormenta, con granizo y nieve y viento.
-¡Se va a arruinar mi tejido!
-Exclamó el pastor-.
Corre, Polo, tenemos que protegernos.
Corrieron hasta la cabaña del pastor.

-Las ovejas van a estar bien. Tiene sus buenos abrigos de lana
-prendió un sabroso fuego para secar sus cosas, y se bebió uno o dos tragos.
Cayó la  noche.
-Mañana nos ocupamos de las ovejas
-dijo el pastor:
-N o hay de qué preocuparse  -contestó Polo-, se quedarán donde las dejamos, porque yo no estoy ahí para decirles lo que tienen que hacer  -y se recostó al lado del fuego.

Mientras tanto, las ovejas se estaban poniendo intranquilas y nerviosas.
 -¿Dónde está Polo?-balaban -. ¿Qué hacemos?
-Tenemos que buscar un refugio  -dijo la ovejita negra-.
¡Síganme! Creo que yo sé dónde hay una cueva.
Detrás de la oveja negra subieron la colina hasta unas rocas ahuecadas que formaban una saliente. Como en techo.
-debemos quedarnos juntitas y así no nos va a dar frío. Cuando amanezca yo buscaré al pastor- dijo la ovejita negra.

A la mañana siguiente ya no estaba nevado, pero hasta donde se alcanzaba a ver todo estaba blanco, blanco.
-Encontrar a una oveja aquí es como tratar de encontrar un helado perdido en el Polo Norte – exclamó el pastor:
-Soy un mal pastor –gimió, y deseó  no haber bebido tanto la noche anterior-.
¡Ahora ya perdí a mis ovejas!
-¡Yo no sé cómo se las van a arreglar  sin mí!
-murmuró Polo.
.
Entonces vieron una mancha negra en la cima de la colina.
-¡Polo! - gritó el pastor-, ¡tal vez es nuestra ovejita negra ¡
-Y fueron corriendo hacia ella.



Bajo la saliente de la roca encontraron a todas las ovejas.
¡Cómo se alegraron! -¡mi ovejita negra!
-dijo cariñosamente el pastor-, si no fuera por ti tal vez no habría encontrado a mi rebaño

-Bueno, a lo mejor sirve como señal, aunque sea
-refunfuñó el celoso Polo.

Salió el sol y la nieve se derritió
-¡formen filas! ¡Adelante, marchen! – ladraba Polo.
El pastor cargó a la ovejita negra y así bajaron la colina.

-Siempre dije que tú eras una ovejita negra muy especial –le dijo.

Cuando llegó la época de la trasquila, el pastor guardó la lana en sacos. Había diez sacos de lana y un saquito de lana negra
-Bueno, y ¿Qué tal si vendemos la oveja negra? –Sugirió Polo-.
Así tendríamos un rebaño limpio y ordenado -¡Claro, que no!  –Respondió el pastor-, ¡tengo una idea mejor!
-Puedo tejer unos diseños lindísimos con lana negra y lana blanca.

Tejió calcetas y bufandas y cobijas blancas con figuras negras, y las vendió a buen precio en el mercado .Con el dinero ganado, compró más ovejas negras.

Pronto tuvo un rebaño de ovejas negras y blancas y otras moteadas.

Todas eran diferentes, y eso estaba bien, porque ahora todas eran iguales.

Elizabeth Shaw.


8 comentarios:

  1. Excelente fabula, enmarcando la diferencia como elemento constructor de sinergia de equipo

    ResponderEliminar
  2. gracias Elizabeth shaw por cuento y lo otro que justo el
    cuento era el mismo gracias te mando saludo ignacio
    tengo 7 años :)

    ResponderEliminar
  3. ua este cuento es un ejemplo
    gracias Elizabeth Shaw

    ResponderEliminar
  4. ua este cuento es un ejemplo
    gracias Elizabeth Shaw

    ResponderEliminar
  5. Gracias Elizabeth, por escribir esta fabula , me voy a sacar un 7 en la prueba. tengo siete años

    ResponderEliminar